Qué es la cúrcuma

La cúrcuma es una planta perenne herbácea de la cual se extrae la especia usada como condimento en muchas comidas y como medicina natural. Sus rizomas abultados, ramificados y de forma cilíndrica son muy aromáticos y, rallándolos es que se obtiene el extracto que, una vez disecado, puede utilizarse como colorante, condimento y para sazonar.

También conocida como curry o azafrán de la India, la cúrcuma posee un sabor intenso que sirve para condimentar ensaladas, pastas, guisos, sopas, salsas y verduras. De un color amarillo anaranjado intenso, es utilizada en muchos casos para darle color a las mantequillas, quesos, embutidos y hasta mostazas.

Con un aspecto parecido al jengibre, la cúrcuma puede tomarse e ingerirse de varias maneras. Se puede comprar en polvo, consumir en forma de cápsulas o bien, comprar la raíz. Esta especia es un alimento muy completo y un aliado de nuestra salud por sus magníficas propiedades, por lo que actualmente su consumo y su uso medicinal han aumentado.

El uso de la cúrcuma a lo largo de los años

La cúrcuma se usa hace miles y miles de años y tiene origen en la India —entre los años 610 y 320 a.c. En un primer momento se utilizaba para teñir y dar color a la lana, para pintar partes del cuerpo y como colorante. Aunque su uso ha ido variando y ya en la antigüedad era consumida para aliviar dolencias, curar enfermedades y evitar afecciones.

Uno de los usos principales de la cúrcuma era servir para calmar dolencias estomacales, aliviar trastornos intestinales y atenuar los cólicos. Además, también fue una buena aliada para aquellas personas con problemas en las articulaciones, ya que la cúrcuma posee propiedades antiinflamatorias.

Actualmente, y luego de numerosas investigaciones y estudios científicos, se ha comprobado que la cúrcuma es un excelente aliado para la salud y tiene muchas propiedades medicinales:

  • Alivia dolores y es anti-inflamatoria.
  • Sirve para atenuar los síntomas de la artritis, el reuma, el síndrome de túnel carpiano y la osteoporosis.
  • Podría prevenir el cáncer y ayudar a combatirlo.
  • Protege las funciones del hígado, tiene propiedades anti-bacterianas, es buena para calmar dolores estomacales, y como fungicida.
  • Favorece la eliminación de toxinas, previene la aterosclerosis y disminuye el colesterol.
  • Ayuda a adelgazar, reduce los niveles de azúcar en sangre y es buena para fortalecer el sistema inmune.

Esto la convierte en una especia interesante de añadir a nuestra dieta y de usar como remedio natural —ya que no causa efectos secundarios. Solo es necesario ingerirla moderadamente y no por períodos demasiado largos, puesto que consumida en exceso puede traer problemas para la salud —y mucho más en pacientes con enfermedades o trastornos. Por ello, si se quiere añadir la cúrcuma a la alimentación, lo correcto es acudir a un médico que indique la dosis adecuada y la mejor forma de usarla en las comidas.

Dejar una respuesta