Pastillas de cúrcuma

La cúrcuma, conocida desde tiempos remotos por sus propiedades medicinales y como condimento vegetal, es una especia que trae numerosos beneficios a la salud y puede ser ingerida de varias maneras. En esta oportunidad, hablaremos de las pastillas de cúrcuma, de las dosis recomendadas, para qué sirven y cómo absorberlas mejor. Así que ya sabes, si quieres conocer más sobre la cúrcuma y sus usos, sigue leyendo este artículo.

¿Cómo consumir la cúrcuma?

Si bien hay distintas formas de ingerirla, haremos más hincapié en las cápsulas de cúrcuma y cómo absorberlas mejor. Aunque también puede ser consumida en polvo, rallando su raíz, como infusión, mezclada con otros alimentos y para condimentar vegetales, arroces, salsas, sopas y carnes. Asimismo, puede ser usada como colorante de productos alimenticios y textiles.

 

Dosis recomendadas de pastillas de cúrcuma

Algunos suplementos y cápsulas están formulados con piperina de pimienta negra o jengibre, que aumentan las propiedades, facilitan la absorción de los nutrientes y mejoran la biodisponibilidad en el trato intestinal.

Las dosis recomendadas son entre 2 y 3 pastillas diarias, pudiendo aumentar la dosis a 4 o 5 pastillas diarias en la segunda y tercera semana de tratamiento. Igualmente, es importante consultar con un médico profesional que indique las dosis justas para cada paciente.

Las cápsulas de cúrcuma deben consumirse antes de comer y se puede ingerir cúrcuma en polvo para condimentar las comidas —aumentando la cantidad de curcumina que se incorpora en el día. Siempre y cuando se tenga en cuenta de consumir con moderación, ya que el exceso de esta especia puede tener contraindicaciones o traer problemas para el organismo.

 

Efectos secundarios de las pastillas de cúrcuma

Por lo general, el consumo de las cápsulas no produce efectos secundarios ni problemas para la salud significantes. Aunque, los tratamientos a largo plazo y los consumos excesivos pueden traer complicaciones.

Algunas personas pueden sufrir problemas estomacales, cólicos, nauseas, vómitos y hasta dolores crónicos. Y también pueden presentarse reacciones alérgicas en la piel.

En caso de estar tomando otros medicamentos, la ingesta de pastillas de cúrcuma puede interferir con el tratamiento. Por ello es importante consultar con un profesional antes de comenzar a tomar cápsulas.

También puede haber contraindicaciones para personas con problemas en la vesícula biliar, úlceras, embarazadas, trastornos hemorrágicos o reflujo.

De esta manera, si al tomar las cápsulas, aparecen síntomas extraños o dolores anormales, será necesario acudir a un médico que de la dosis justa o realice los chequeos necesarios.

Dejar una respuesta