Como usar la cúrcuma

La cúrcuma es una especia vegetal originaria de la India que tiene propiedades medicinales y fue usada, a lo largo de los años, como condimento de numerosas comidas. Esta especia aromática tiene un color amarillo anaranjado, un sabor muy peculiar y su consumo trae grandes beneficios a la salud. Por ello, hoy te contaremos cómo usar la cúrcuma para aprovechar al máximo de todos sus valores nutricionales. ¡Sigue leyendo!

 

Usar la cúrcuma como medicina natural

La especia puede utilizarse en caso de padecer ciertas dolencias —ya que tiene propiedades antiinflamatorias—, para tratar y prevenir enfermedades y para proteger al sistema inmunológico.

Para prevenir la artritis. La cúrcuma ayuda a aliviar el dolor y desinflamar, por lo que es buena para aquellas personas que tienen problemas en las articulaciones y huesos o sufren problemas relacionados.

Para el estómago. Consumida con moderación, la especia puede ayudar a evitar problemas en el sistema digestivo, puesto que alivia los dolores, estimula el apetito, evita el tránsito lento y es buena para personas con gastritis o dispepsia.

Para el tratamiento del cáncer. Se ha demostrado que la cúrcuma sirve para combatir y evitar distintos tipos de cáncer, ya que ayuda a frenar la enfermedad y es buena consumirla durante la quimioterapia —reduce los efectos secundarios.

Para afecciones respiratorias. Gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidante, es recomendada en casos de bronquitis, asma, catarros y gripes. Además, también es buena para evitar estas enfermedades, debido a que refuerza el sistema inmunológico.

Para el cerebro. El consumo regular de esta especia ayuda a prevenir las inflamaciones en el cerebro, los dolores y el alzheimer. Esto se debe a que es un potente antioxidante y antiinflamatorio.

Para trastornos hepáticos. La curcumina tiene sustancias que ayudan a proteger las funciones del hígado, al drenaje de toxinas y a eliminar piedras de la vesícula biliar.

 

Usar la cúrcuma en la cocina

La cúrcuma puede ser empleada de distintas maneras en la cocina, ya que viene en polvo, en forma de cápsula o puede ingerirse su raíz.

Comúnmente es usada como condimento e ingrediente de salsas, arroces, guisos y sopas, aunque también suele ser utilizada para darle color a otros alimentos —mantequillas, mostazas, quesos, embutidos.

También es conocida como curry o azafrán de la India, y tiene un sabor, olor y color que la convierten en un componente maravilloso y único. No solo por sus características, sino también por sus propiedades medicinales para la salud.

La cúrcuma puede mezclarse con aceite de oliva, té verde o jengibre —para aumentar sus beneficios— o bien ser usada para condimentar pollos, ensaladas, pastas y legumbres. También se puede usar la raíz rallada, en polvo o, si no agrada el sabor pero aún se quiere incorporar a la alimentación, ingerirla en forma de cápsulas.

Dejar una respuesta